sábado, 16 de octubre de 2010

BALADA PARA MI MUERTE (I)


Es curioso como a veces, pequeños detalles sin importancia, te van llevando a crear unos personajes, unas situaciones concretas y en definitiva una historia que, con el tiempo, se acaba convirtiendo en algo sólido que poder compartir con los demás.

Eso mismo me sucedió con el proceso de creación de "Balada Para Mi Muerte", la historia que abre mi último cómic, "Las Horas Perdidas". Se trata de un relato ambientado en la II Guerra Mundial y explica las vivencias de Geert, un cantante que imita a Marlene Dietrich en un local gay clandestino de Berlín y de Colton Von Weich, un fornido oficial del bando nazi. Dos mundos opuestos, dos formas de ver la vida y afrontar las cosas muy diferentes, pero en el fondo una misma manera de sentir.

Desde siempre había querido hacer una historia ambientada en esa época (y "amenazo" con repetir, ya que me he quedado con ganas de más), pero ¿cómo llegué hasta ella?

Todo empezó tras el visionado de la gran película "La Vida En Rosa", un estupendo film que nos narra la truculenta vida de la mítica Edith Piaf. En uno de los momentos del film, aparece una mujer de aspecto  imponente, elegante a la par que mística de la que se deja caer el nombre de pila y poco más en su escueta intervención. Se trataba ni más ni menos que de la impactante Marlene Dietrich, con quien se rumorea que la francesa tuvo algo más que una simple relación de amistad.

Quedé totalmente fascinado en ese momento por el personaje de Marlene Diectrich y, casi sin darme cuenta, me convertí en un ávido recolector de biografías, detalles y rumores sobre la vida de la alemana de mirada penetrante, pensando que quizás sería interesante escribir algún guión inspirado en sus vida. Fue así como, descubrí la canción de "Lili Marlene" (la cual sólo me sonaba vagamente) y toda la historia que encerraba y que se acabó convirtiendo en la base de "Balada Para Mi Muerte".

Y así, casi "sin darme cuenta", Geert, Colton y el resto de personajes de esta primera historia estaban ya listos y esperando saltar de mi cabeza al folio en blanco. Fue un viaje apasionante, como siempre, que he tenido la suerte de poder acabar compartiendo con todos vosotros.

2 comentarios:

Dmaula dijo...

Marlene Dietrich siempre ha sido una actriz fascinante, incluso cuando ya era bastante mayor. No me extraña que te haya inspirado.
Ese ambiente decadente, de disturbios y presagios de lo que estaba por venir (La Guerra) siempre me ha atraído mucho a mí también. Ahora tengo más ganas todavía de leer tu comic. (Tengo que hacerme con él pero ya).

Javi Cuho dijo...

Pues sí, el personaje de Marlene Dietrich está lleno de un magnetismo que la hace única y que seguro que me inspira para nuevas historias.

Espero que puedas conseguir un ejemplar prontito y saber tú opinión del tomo :)